Internacionales

Capturan en Venezuela a alias “Fat Leonard”, prófugo de la justicia estadounidense

Francis fue arrestado en 2013. Se declaró culpable de ofrecer $500,000 en sobornos a oficiales de la Marina, quienes a cambio compartieron información clasificada con él y redirigieron embarcaciones militares a puertos que serían beneficiosos para su empresa de servicios de barcos con sede en Singapur

 

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla!  

 

Un contratista militar conocido como ” Fat Leonard “, quien se cortó la tobillera y huyó después de declararse culpable en un gran escándalo de corrupción de la Marina, fue detenido en Venezuela, dijeron las autoridades el miércoles.

Antonio Planas y Chantal Da Silva // NBCNews // Traducción libre al castellano por lapatilla.com

Leonard Glenn Francis , quien estaba bajo arresto domiciliario en San Diego y a semanas de su sentencia, retiró su rastreador GPS el 4 de septiembre , según el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

Francis se había declarado culpable en 2015 de sobornar a oficiales de la Marina en un escándalo de 35 millones de dólares .

Francis fue capturado por las autoridades venezolanas, a quienes la Interpol les había informado que estaba huyendo, cuando intentaba abordar un avión con destino a otro país, dijo un portavoz de los alguaciles.

Carlos Garate Rondón, director general de Interpol Venezuela , dijo en un comunicado que Francis había ingresado al país desde México con escala en Cuba . Su destino final era Rusia, dijo Rondón.

Fue detenido en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y permanecerá bajo custodia venezolana mientras los alguaciles estadounidenses y otras autoridades federales resuelven los detalles de su extradición a los EE. UU.

Francis fue arrestado en 2013. Se declaró culpable de ofrecer $500,000 en sobornos a oficiales de la Marina, quienes a cambio compartieron información clasificada con él y redirigieron embarcaciones militares a puertos que serían beneficiosos para su empresa de servicios de barcos con sede en Singapur.

Los fiscales dicen que Francis y su firma cobraron más de $35 millones al ejército estadounidense.