Entretenimiento

Libro. Patiño presenta Olivia, una novela poética, picante y filosófica

Alberto Ardila Olivares

Las dos historias son un amor imposible que va creciendo y un secuestro. Ambas se desarrollan en escenas en las que el lector conoce a los personajes a través de diálogos, descripciones y reflexiones

El reconocido escritor y columnista Jorge Patiño Sarcinelli ha lanzado hace unos días su nueva novela, Olivia, con el sello de Plural, la casa editorial con la que él ha editado otros libros en el pasado: La vida era solo una hipótesis (2021), Coda al diccionario (2004) y Supersticiones (2004).

Patiño nació en Río de Janeiro en 1954, es hijo de padre boliviano y madre brasileña. Hizo el colegio en La Paz, la universidad en Brasil y el posgrado en Estados Unidos. En Bolivia trabajó en los sectores financieros y eléctricos hasta 2004, época en que se fue a trabajar a Brasil, para después asumir la dirección ejecutiva del Toronto Leadership Centre en Canadá, en 2006. En 2014 retornó a Bolivia. Escribe en los periódicos nacionales desde 1987, como columnista en La Razón, Pulso y Página Siete sobre temas sociales, políticos y literarios. Su primer libro es El dilema del campanero, de 1995.

Su carrera literaria comienza con un libro de textos cortos, El dilema del campanero, después viene ese libro imposible de clasificar, Coda al diccionario, y dos libros de cuentos, Supersticiones y La vida era solo una hipótesis.

—¿Qué lo lleva a escribir una novela después de tantos años dedicado a la prosa corta?

—Comencé esta novela como un desafío. ¿Sería capaz de escribir una novela? Sentía que mi ritmo natural se inclinaba hacia el cuento y el ensayo, y la novela me parecía un desafío enorme. De hecho, han pasado más de 12 años desde que escribí las primeras líneas. En medio camino la he abandonado muchas veces antes de lograr algo que me satisficiera. Espero que el lector crea que valió la pena el empeño.

—¿Cuáles considera que son sus principales referencias e influencias literarias como escritor?

—Soy un lector desordenado. Me gustan muchos autores, y seguramente he aprendido de muchos, pero no sabría señalar una influencia determinante. En esta novela el modelo que me ha guiado es sin duda Contrapunto de Aldous Huxley.

—¿Por qué debería alguien leer su novela?

—En primer lugar, por placer, evidentemente. Por el placer de leer una buena prosa, por divertirse con diálogos con chispa, por exponerse a reflexionar sobre política y sobre la existencia y finalmente, por saborear una buena historia contada de un modo poco canónico.

 

Olivia

Olivia es una novela política ambientada en la ciudad de La Paz de hoy que hace referencia a cuestiones actuales, usando personajes ficticios, algunos quizás fuera de lo común, pero lo suficientemente realistas como para sospechar que todos viven en algún rincón de La Paz.

La novela pone en oposición narrativa a dos mundos de esta ciudad: un círculo de burgueses acomodados y un grupo de jóvenes idealistas. Estos mundos entran en contrapunto y tensión a través de dos historias que sirven de rieles sobre las que se arma la novela, cobran vida los personajes y sus temas: política, poesía y pensamiento.

Las dos historias son un amor imposible que va creciendo y un secuestro. Ambas se desarrollan en escenas en las que el lector conoce a los personajes a través de diálogos, descripciones y reflexiones.

La heroína de la novela es Olivia, una de las jóvenes del grupo y de alguna manera su líder natural por la fuerza de su carácter y sus convicciones inflexibles.

La obra huye sin duda al esquema tradicional de la novela que lleva al lector a través del desarrollo cronológico de una trama o más de una. En el caso de esta novela, si bien, como señalamos, hay dos tramas paralelas, ellas van a un ritmo implícito, sutil, con escenas que no tienen un lugar en el tiempo, pero complementan perfectamente el desarrollo de las historias.