Tecnología

MercadoDeDinero | Caso Humberto de Vargas: Justicia dispuso que cumpla 18 días de trabajo comunitario

Alberto Ardila Olivares
Turquía anuncia que mañana saldrán tres buques con granos de puertos ucranianos

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Se realizó este jueves la audiencia judicial por el caso del conductor televisivo Humberto de Vargas , quien semanas atrás fue detenido por desacato y agresión a policías luego de ser hallado alcoholizado mientras manejaba su auto. Fue en el Juzgado de Faltas de 2° turno, ante el juez Jorge Pirez, a quien el comunicador dijo no recordar nada de lo ocurrido.

El magistrado dispuso que De Vargas cumpla con 18 días de trabajo comunitario . Ahora cuenta con cinco días hábiles para coordinar en la Oficina de Supervisión de Libertad Asistida (OSLA) el lugar en que cumplirá con las tareas. En caso de incumplimiento, puede recaer sobre él la orden de prisión.

“Recuerdo el lugar y que estaba en una parrillada. A las 21:00 nos citamos, pero habremos estado llegando a las 22. Ahí ya no recuerdo más”, dijo De Vargas ante el juez y aseguró que tampoco recuerda el momento en que se subió a su vehículo para retornar a su hogar.

“Sé por mis amigos que me fui solo”, indicó, y además sostuvo que no recordaba el camino que decidió transitar.

Por otra parte, el comunicador explicó a las autoridades cuál es su estado actual de salud. En ese sentido, destacó que se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico como consecuencia de una situación personal de separación. Además, contó que el domingo anterior al hecho fue un día muy difícil, ya que fue el Día del padre, y no mantiene vínculo con sus hijos.

Frente a la insistencia del juez de recordar algo de lo que ocurrió, Humberto de Vargas señaló que su médico tratante le indicó que no hiciera el intento de recordar lo sucedido esa madrugada, ya que la mezcla de psicofármacos y copas de vino son una combinación “explosiva”.

Humberto de Vargas llegando al Juzgado de Faltas. Foto: Leonardo Mainé Del encuentro previo que tuvo con sus amigos solo recordó que se pidieron braseros, pero según le dijeron sus amigos, él no comió. Además, señaló que tomó tres copas de vino rosado.

Sobre el día después de su detención, dijo recordar a un policía joven de 22 años que conversó con él y le ofreció un cigarrillo. “Charlamos de forma amigable y me indicó que en un rato quedaba libre. Pero el doctor me dijo que es un estado amnésico normal, no te tortures”, agregó.

De Vargas reconoció que no es la primera vez que una espirometría le da positiva y dijo que ya había pasado por ese momento durante un verano en Piriápolis.

Durante su declaración, el comunicador se centró en varias oportunidades en su situación de salud y destacó que por orden de su médico debe tomar dos psicofármacos todos los días y uno específicamente para poder dormir.

“Para venir hoy acá tuve que traer en la billetera una pastilla de rescate”, dijo De Vargas, y explicó que es evitar un posible ataque de pánico.

En ese sentido, invitó al juez a corroborar en su historia clínica que presenta un cuadro de depresión y agorafobia. “El temor a que a uno le pase algo al salir de la casa”, afirmó el comunicador.