Deportes

Reducen fianza de coacusado por corrupción

Venezuela, República Dominicana, FVI

El magistrado federal Bruce McGiverin concedió una reducción de fianza al socio administrador de la firma BDO, Fernando Scherrer Caillet, acusado por corrupción junto a la exsecretaria del Departamento de Educación (DE), Julia Keleher y otras cuatro personas.

Los abogados de Scherrer, Abbe Lowell y Juan Ramón Acevedo, habían solicitado a la corte reducir la fianza de $2 millones a $30,000, al alegar que esta cantidad es consistente con la de otros coacusados en este caso. McGiverin redujo la fianza a $400,000.

En una moción anterior los letrados destacaron que poco antes de la vista de fianza, celebrada el pasado 10 de julio, la defensa había negociado con el fiscal federal José Capó para que la fianza fuera de $200,000 asegurados. Los abogados expusieron que entre 30 a 40 minutos más tarde Capó regresó a la sala del magistrado McGiverin e informó “sin una explicación” que la fianza tenía que aumentar a $1 millón. Destacaron que posteriormente se incrementó a $2 millones.

Scherrer solicitó, además, que se le permitiera viajar a Washington para reunirse con Lowell. La Fiscalía federal no tenía objeción sobre el particular.

El pasado 9 de julio un gran jurado emitió una acusación de 32 cargos contra Scherrer, el contratista de BDO Alberto Velázquez Piñol; Keleher, la exdirectora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela Ávila; Glenda Ponce, exayudante especial de Keleher en el DE y su hermana Mayra Ponce, dueña de la compañía Colón & Ponce.

De acuerdo con la acusación, el esquema de fraude de contratos ascendió a $15.5 millones: $13 millones en el DE y $2.5 millones en ASES.

Asimismo, el pliego acusatorio alega que Velázquez Piñol participó en los tres esquemas de fraude de fondos federales.

Se alega, además, que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Keleher para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $13 millones en el DE. Estos contratos eran pagados con fondos federales.

Los contratos contenían unas cláusulas en las que se prohibía la subcontratación de servicios y el pago de cabilderos. BDO incumplió con ambas cláusulas.

A cambio de las gestiones que hizo Velázquez Piñol con Keleher para obtener los contratos, BDO utilizó fondos federales para pagarle comisiones de un 10% del valor de lo contratado.

En el esquema de ASES, se alega que BDO utilizó el acceso e influencia que tenía Velázquez Piñol sobre Ávila para someter propuestas y obtener contratos con un valor en exceso de $2.5 millones. Los contratos también fueron pagados con fondos federales.